Blanqueamiento dental

 

El blanqueamiento dental es el método más conservador para mejorar el aspecto de los dientes sanos.
Los dientes blancos y sanos son imagen de salud, fortaleza y belleza.
Los canon de belleza actuales demandan dientes blancos y bien alineados.

Antes de iniciar un tratamiento blanqueante es necesario que tu dentista realice una valoración del estado general de la salud de tu boca para decidir el tratamiento más adecuado en cada caso, descartando problemas de salud bucodental y considerar posibles contraindicaciones.
Aunque los dientes nunca consiguen un blanco nieve, si podemos aclarar varios tonos.

 

 

¿Son eficaces todos los blanqueantes?

 

Las concentraciones superiores al 6% de blanqueante sólo se podrán utilizar en tratamientos supervisados exclusivamente por dentistas. La Comisión Europea ha propuesto que los productos de blanqueamiento dental de hasta 0,1% se distribuyan libremente pero para concentraciones de 0,1 a 6% deben ser utilizados por un dentista o bajo su supervisión. Las concentraciones muy bajas de producto son prácticamente ineficaces.

 

¿Por qué se producen cambios en el color de los dientes?

 

El color natural del diente nunca es absolutamente blanco. Los dientes son color marfil. Las alteraciones del color pueden ser producidas por múltiples causas; patologías como caries, bruxismo o alteraciones del desarrollo, coloración por envejecimiento, depósito de sustancias en la superficie del diente (tabaco, té, café, vino), empastes antiguos, traumatismos y ciertos medicamentos (tetraciclinas). Antes de realizar el blanqueamiento conviene tener las superficies dentales limpias, mostrar correcta higiene, encías sanas y ausencia de caries, además se tendrán en cuenta las contraindicaciones relativas y absolutas.

 

Contraindicaciones del blanqueamiento

Dientes anteriores con empastes infiltrados (relativo)
Dientes con caries (absoluto)
Boca con encías muy inflamadas (absoluto)
Dientes anteriores con prótesis fija (relativo)
Dientes jóvenes (relativo)
Durante el embarazo (absoluto)
Dientes hipersensibles (relativo)
Dientes con fisuras profundas (absoluto)
Ni antes ni inmediatamente después de haber realizado un tratamiento de restauración
Tejido dentinario o radicular expuesto

 

¿Tiene riesgos el blanqueamiento?

 

El proceso blanqueador debe seguirse de cerca para evitar efectos no deseados. Algunos de los problemas que pueden presentar los efectos oxidantes son: pequeñas quemaduras en la encía o en la mucosa oral, hipersensibilidad o dolor dental, resorciones radiculares. Por eso el dentista vigilará el tratamiento y te dará los consejos necesarios para minimizarlos.
Debe evitarse el contacto de los productos con los ojos, la piel y las mucosas.

 

¿Cómo se hace el blanqueamiento?

 

La técnica de blanqueamiento se puede hacer en clínica usando altas concentraciones de agente blanqueador o de forma domiciliaria usando unas férulas por la noche con producto a menor concentración. Según la sensibilidad y grado de coloración de los dientes se establecerá una pauta personalizada.

 

¿Qué hago si tengo sensibilidad tras un blanqueamiento?

 

El blanqueador oxida los pigmentos que se han acumulado en la superficie del esmalte, eliminando oxígeno en forma de agua, resultando en determinadas ocasiones un poco de sensibilidad tras la retirada de la férula. Esta sensibilidad es transitoria, ya que los dientes se vuelven a hidratar rápidamente con la saliva.
En caso de sensibilidad mantenida se puede dejar de usar el blanqueador o se puede reducir la frecuencia de uso del blanqueador. Es conveniente utilizar productos desensibilizantes en pasta dentífrica, colutorio y/o gel bioadhesivo durante el tratamiento de blanqueamiento (SensiLacer, SensiKin...)

 

¿Son duraderos los efectos del blanqueamiento?

 

El cambio de color será visible desde los primeros días de su aplicación y se podrá continuar hasta que el paciente esté satisfecho siempre que no aparezcan efectos adversos como la sensibilidad o irritación de las encías.
El cambio de color adquirido dura varios años, aunque se recomienda hacer un mantenimiento en casa más esporádico cuando el paciente lo considere oportuno para eliminar las futuras manchas que vayan apareciendo.
Es conveniente efectuar revisiones anuales para comprobar el estado de los dientes y uso de los productos.

 

Consejos útiles durante el tratamiento de blanqueamiento

 

1-  Evite sustancias que puedan colorear los dientes como el café, tabaco, té, vino, refrescos de cola, colorantes alimenticios..., siga una dieta de alimentos “BLANCOS”.
2-  Evite cambios bruscos de temperatura con alimentos y/o bebidas muy fríos y/o muy calientes.
3-  Evite sustancias ácidas durante los primeros días para minimizar la sensibilidad: zumos envasados, refrescos edulcorados, cítricos, frutas ácidas, vinagre...
4-  Utilice pasta desensibilizante (SensiLacer, SensiKin...) de forma habitual. Puede reforzarlo con colutorios o gel bioadhesivo
5-  Tras la retirada del blanqueante en domicilio enjuáguese con agua templada y no se cepille los dientes hasta pasada media hora. De forma inmediata sí puede utilizar el colutorio o el gel bioadhesivo desensibilizante.


Blanqueamiento en casa

 

Para el mantenimiento de unos buenos resultados del blanqueamiento en clínica o bien como primera opción de blanqueamiento se pueden utilizar productos específicos en casa. Para ello hay que hacer unas férulas finas bien adaptadas a los dientes en las que se deposita el blanqueante siguiendo las indicaciones del dentista. El gel es activo hasta 1-2 horas, sin embargo hay que tener en cuenta factores personales para decidir el tiempo de uso.

Síguenos en Facebook
para estar informado de nuestros consejos y noticias sobre salud.